En un Pleno marcado por el bochornoso enfrentamiento entre Javier Calvente y Leocadio Marín al final de la sesión y por razones absolutamente peregrinas, el último Pleno del año 2007 se celebró en Baeza el 27 de diciembre a la desacostumbrada hora de las 9 de la mañana.

 

SUBIDA DE LAS TASAS DE SERVICIOS MUNICIPALES. El punto más importante con diferencia era la propuesta que presentaba el PSOE sobre subidas de las tasas municipales. En este aspecto, el concejal del Grupo Municipal de Izquierda Unida, Antonio Ortega, criticó la medida tomada por el PSOE de subir la mayoría de las tasas en un 11,5%, y, sobre todo, que servicios básicos como el agua (38%), la basura (42%) o los servicios funerarios (71,5%) lo hicieran de forma absolutamente desproporcionada, porque, además, a eso hay que sumar las subidas de los impuestos municipales que también aprobó el PSOE hace unos meses. Abundó en la crítica que viene haciendo IU a la tendencia de los gobiernos municipales a subir las tasas e impuestos de forma desproporcionada al principio de cada mandato para olvidarse, por razones electoralistas, durante los siguientes años.
Subidas en las tasas municipales del 11,5, del 38, del 42,5, del 71 o del 170% (como en algunos casos) cuando el IPC de 2007 es del 4%, cuando los precios de los transportes, de los productos de alimentación, de electricidad y gas, de telefonía, de vestido y otros llevan subiendo varios años por encima de unos salarios que lo han hecho menos del 3%, (y que rondan los 1000 euros) y cuando las pensiones más normales están en los 500 euros, son para IU subidas propias de un Ayuntamiento recaudador que repercute todos sus problemas en los más débiles: la mayoría de los ciudadanos. Más aún, señaló Ortega, cuando algunas tasas que gravan actividades productivas suben menos, extrañamente, que las que las que obligan a la mayoría de los ciudadanos por servicios básicos como el agua y la basura, en una política fiscal del PSOE que nada tiene que ver con la izquierda.
Igualmente se preguntó sobre los motivos que puede haber para que esas subidas tan bestiales se produzcan en los servicios que en su día privatizó el PSOE en beneficio de Diputación.
Terminó señalando que Baeza es una ciudad cara que está haciéndose cada vez más difícil para los sectores populares.
Se reafirmó en la propuesta hecha por IU de subir aquellas tasas que hubiera que subir (no todas) de forma anual y nunca por encima del IPC, además de proceder a una revisión profunda de las ordenanzas para establecer, donde fuera posible, medidas de de bonificación y progresividad según las circunstancias.
Igualmente señaló que una política de izquierdas también tiene que adecuar sus gastos a sus ingresos, desarrollar políticas de contención en gastos corrientes y de eliminación de otros superfluos.
En definitiva, para IU la subida de las tasas es una medida desproporcionada, injustificada y ajena a cualquier concepto de fiscalidad de la izquierda, echando en cara tanto al PSOE como al PP que tomen medidas radicalmente distintas a las que critican cuando lo hace el otro.

CREACIÓN DEL SERVICIO DE TRANSPORTE PÚBLICO URBANO. Con anterioridad se había producido la aprobación, con los votos favorables de IU y PSOE, de la memoria de creación del servicio público de transporte urbano. En este punto, el portavoz municipal de IU, Antonio Ortega, defendió la necesidad de introducir el servicio público de transporte como alternativa al uso de los medios privados, ahorro de energía, bajada en los niveles de emisión de gases a la atmósfera y ayuda a la mejora de los crecientes problemas de tráfico, además de ser ya una necesidad para importantes sectores de la población baezana. Por eso mismo, recordó el concejal de IU, esta medida se incluía en el programa electoral de Izquierda Unida y terminó proponiendo un bono específico para jóvenes y que los vehículos utilizados se movieran con energías alternativas no contaminantes.

Sin embargo, Izquierda Unida se abstuvo en la creación de una empresa municipal de servicios al entender que si la medida en sí misma no estaba en contra de los principios de IU, entendía que las consecuencias, forma y personal afectado por esta medida no habían sido suficientemente explicadas ni acordadas con los trabajadores y sus representantes sindicales.

Compartir