Imprimir 

El mes de enero se empeña en decirle al PP que, por mucho que se esfuercen, no pueden engañarnos. El paro, la pérdida de derechos sociales y laborales, la peligrosa escalada de represión policial, los jóvenes sin futuro, la regresión ideológica hacia la oscuridad franquista, el neo nacional-catolicismo, el ataque a los derechos de las mujeres, y tantas otras cosas... continúan.

Más de 113.000 parados más y más de 184.000 afiliados menos a la Seguridad Social vuelven a sumarse a las cuentas de este gobierno, a las reformas laborales neoliberales iniciadas por el PSOE y profundizadas por el PP, al desmantelamiento del sector público también iniciado por el PSOE y que el PP ha tomado como caballo de batalla, a la pérdida de coberturas sociales como la cobertura de desempleo o las pensiones. A las subidas del precio de las cosas (ahora suben un 18% el precio de la potencia eléctrica contrada, a sumar al más del 2% anterior) se añade la bajada de los salarios (una media del 10% menos en 2013), a la vez que los grandes ejecutivos se suben los suyos, la banca gana más que nunca, o aumentan las ganancias de las grandes empresas. Quieren cargarse la Sanidad y la Enseñanza Pública (¡¡qué es eso de que todos podamos ser más o menos iguales, podamos ir a médicos decentes o podamos mandar a los hijos a la universidad!!!) y devolver las zonas rurales a los años 40 del siglo XX.

Mientras tanto el PP se monta su circo en Valladolid (para exaltación del segundo año de paz) y lanza a SUS policías con patente de corso contra quienes se manifiestan contra todo este desastre (provocando un derrame cerebral por golpes), se eleva el grado de represión política y social (ha vuelto la represión política a España), se inicia el camino hacia una España oscura dominada por la imposición de las normas del nacional-catolicismo, y quieren llevarnos al momento en que los amos del pueblo eran el señorito, el boticario y el cura.

¡¡¡La marca de deja el PP en España!!!