Imprimir 

El pasado jueves 20 de febrero se celebró en el Ayuntamiento el sorteo para la adjudicación de 60 huertos familiares. La iniciativa de Izquierda Unida ya es una realidad para sesenta familias que tendrán la oportunidad de conseguir productos de la huerta para consumo propio. A la vez que se han recuperado 10.000 metros cuadrados de uso público que estaban perdidos para utilidad social. Ya se ha abierto el plazo para la solicitud de los restantes.

Después de casi dos años, de un esfuerzo de firmeza para que el PSOE desarrollará el acuerdo adoptado en Pleno (fue uno de los acuerdos no cumplidos que nos obligaron a no aprobar los presupeustos de 2013 en primera instancia), de todo el proceso de búsqueda de suelo, de acondicionamiento y de redacción de las bases que regularan el proyecto desde el punto de vista administrativo, al fin hay unas sesenta familias que se han visto beneficiadas por esta iniciativa de Izquierda Unida. Familias que deben reunir una serie de condiciones económicas y sociales que pretenden beneficiar a quienes están en condiciones difíciles.

Al PP tampoco le gustó la iniciativa. Y hasta la despreció. Incluso algún beneficiado por el sorteo, cercano al PP, se permite el lujo de criticar la iniciativa...pero aceptando la concesión del huerto. Una demostración más de que para Izquierda Unida lo importante es apoyar más a los sectores populares más desfavorecidos.

No es una obra faraónica, ni una conquista de relumbrón aparente; es una manera distinta de hacer política, de aprovechar la inexistencia de mayoría para contribuir con nuestras propuestas a hacer que las trágicas consecuencias de las políticas clasistas y antipopulares del PP (que han destrozado las condiciones de vida de millones de personas) no sean aun más graves para mucha gente.