¿PARA QUÉ SIRVEN LAS ORDENANZAS SI NO SE APLICAN?
Los portales forman parte del patrimonio público de Baeza. Un ejemplo de arquitectura histórica (de la que ahora se llamaría "sostenible") útil e inteligente. Sirven para reservarse del fuerte calor veraniego y de las lluvias invernales. Un patrimonio público, DE TODOS, que CADA DÍA ES MENOS DE TODOS.

Pues bien, ya es difícil transitar por algunas partes de los portales. Y son ESPACIOS PÚBLICOS que las políticas turísticas descontroladas y mal entendidas están destrozando. Se hace casi imposible pasar por algunos sitios de los portales; entre MESAS, HORROROSOS CARTELES Y PIZARRAS, SILLAS APILADAS y un desorden casi general que afean la vista, y crean la sensación a quien pasa por ellos de estar invadiendo un local privado. A eso se le llama usurpación del espacio público. ¿No hay unas normas con número de mesas, distancias libres para peatones, carteles, etc? ¿Por qué no se respetan los espacios que deben ser de libre tránsito? ¿Por que está Baeza llena de pizarras y carteles en las puertas de establecimientos que entorpecen la marcha y afean el paisaje urbano? ¿Hace falta una pizarra en la acera para saber que eso es un bar, una tienda u otra cualquier cosa? ¿no es trato discriminatorio permitir que haya quienes se salten las normas mientras otros sí las cumplen? ¿Dónde está la vigilancia para hacer que las normas se cumplan? En el último Pleno, nuestro concejal J.M. Tenorio preguntó sobre este asunto. Respuesta: ninguna. Reacción: la misma.

Compartir