Las lluvias de estos días muestran las graves deficiencias de construcción y la falta de mantenimiento de obras y espacios públicos. En este caso, el Colegio Público San Juan de la Cruz se ha vuelto impracticable para niños y familias. Tanto la zona de entrada como el interior del jardin no evacúan el agua de la lluvia, convirtiendo en una odisea el acceso al mismo.

 

Así se pone la entrada al Colegio Público San Juan de la Cruz cuando llueve. Tanto el exterior como el interior son un verdadero lago. Niños, padres y madres, tienen que salvar este escollo para acceder a las aulas.
Vale que ha llovido. Vale que hay que cosas que no se pueden evitar. Pero esto se soluciona fácilmente con unas simples obras (ya que no se hizo bien en su momento) de adecuación exterior y de drenaje interior. Ya es tarde.


 

Compartir