Imprimir 

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha declarado, tras conocer el decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros para que el Congreso de los Diputados nombre al presidente de RTVE por mayoría absoluta y no por dos tercios como hasta ahora, que “el Gobierno da otra vuelta de tuerca más para acentuar la involución democrática en la que parece estar decidido. Con esta decisión recupera la figura del ‘comisario político’ para controlar con mano de hierro a RTVE y a los profesionales que trabajan en ella, cuya independencia parece que le molesta”.

La medida tomada hoy por el Gobierno de Mariano Rajoy “deja las manos libres al PP para actuar según su conveniencia en esta materia y acaba con el consenso que tanto demandó en legislaturas anteriores para el nombramiento de los principales cargos de organismos e instituciones públicas, en general, y de RTVE, en particular”, ha asegurado Lara.

“Por si alguien tenía alguna duda –explica el máximo responsable de IU-, desde hoy tenemos un ejemplo más de cómo entienden el Gobierno y el PP la administración de su mayoría absoluta y de hasta dónde llega la fiabilidad y seriedad de sus ofertas de consenso en cualquier materia. Como ejemplo de ello ahí están cómo ha abordado la reforma laboral, los Presupuestos Generales del Estado, los recortes en materia de Educación y Sanidad y, ahora, el nombramiento del presidente de RTVE”.

Cayo Lara aseguró que “desde Izquierda Unida vamos a seguir trabajando como hemos hecho hasta ahora, y existen ejemplos claros por todos conocidos de ello, para garantizar la plena independencia de la radio y televisión públicas, así como por el respeto a la profesionalidad de sus trabajadores, que el PP lleva atacando y despreciando desde hace años”.

Para el coordinador federal de IU, “el PP ha dado señales inequívocas desde hace meses de que quería tomar al asalto RTVE, con la mirada puesta especialmente en sus informativos. Con esta manera de proceder nos retrotrae a los ‘mejores tiempos’ del ‘control democrático’ del Gobierno de José María Aznar, con la inestimable ayuda de Miguel Ángel Rodríguez y portavoces de Moncloa posteriores. Ahora, además, parece tomar como ejemplo lo que está pasando en algunas televisiones públicas controladas por el PP como las de Madrid, País Valencià o Castilla-La Mancha, para aplicarlo a nivel estatal”.