El pueblo griego ha plantado cara a los intentos de machacar los derechos de la mayoría del pueblo. Grandes manifestaciones y huelga general contra la mayor ofensiva contra las clases trabajadoras. Lo de Grecia es una experiencia que se extenderá, si no hay respuesta, a Portugal, España, Francia y otros países.


Decir ayer «soy español» en Atenas provocaba una reacción unánime entre los griegos: «Vosotros seréis los siguientes». «Lo que está pasando con Grecia, el plan de ajuste y el supuesto rescate que nos vende la UE y el FMI no sólo tienen que ver con la clase trabajadora helena. Grecia es el proyecto piloto para hacer reformas similares después en otros países europeos como España o Portugal», sostiene Kostas Papadakis, quien participó en la huelga junto a otros miembros de su sindicato.

Dimitri, ateniense y funcionario, pide a los españoles que reaccionen contra sus dirigentes y cambien la dirección de su política, ya que si no lo hacen «en poco tiempo acabarán como nosotros, los griegos. Aquí las empresas de los países grandes, como Francia y Alemania, han comprado todo y ahora con esta situación lo harán con más facilidad, lo que dejará a Grecia, España y Portugal como un pueblecito de Europa». Theodoris, taxista, saca además a relucir en su protesta el viejo enemigo griego: «En poco tiempo dirán que estamos en bancarrota y que nos venden a Turquía». Como muchos otros manifestantes, Dimitri exige que se replantee la construcción europea para que las cuestiones sociales sean las que marquen las agendas.

Aunque en los países que participan en el plan de rescate a Grecia la ayuda es vista como un generoso apoyo, los atenienses consideran que es un regalo envenenado. «Los culpables de la crisis son los poderosos. Que paguen los ricos. La gente de a pie no nos beneficiaremos de ese dinero; Europa sólo ayuda a los bancos. Los trabajadores de Grecia, Irlanda, España o Portugal no somos los “pigs”; los “pigs” están en la UE, el FMI y los bancos», explica Costantinos Papadakis, quien anima a los españoles y a los ciudadanos del sur del continente a que se unan a la protesta griega

Compartir