Imprimir 

En el pasado Pleno del mes de diciembre, Izquierda Unida presentó una moción que pretendía poner soluciones a la grave situación creada por el PSOE al no readmitir en sus puestos de trabajo, tras la reversión al Ayuntamiento del servicio,  a un grupo de empleados (siete) del servicio de limpieza viaria que habían venido desempeñando sus funciones primero en el Ayuntamiento y luego en la empresa CESPA.

Haciendo uso de sus legítimos derechos los empleados recurrieron  a Magistratura de Trabajo que dio la razón a los mismos condenando al Ayuntamiento a la readmisión o al pago de las indemnizaciones correspondientes. Siguiendo el criterio del empresario más reaccionario, el PSOE optó por el pago de las indemnizaciones y la no readmisión con argumentos como "nos han llevado a los tribunales, ya no trabajarán más aquí..." e, incluso, utilizando los medios de comunicación para difamar la postura de los trabajadores llegando a la publicación de datos personales.
Los trabajadores quieren lo que todos los obreros, trabajar, y llevan apostados desde diciembre frente a las puertas del Ayuntamiento reivindicando su derecho.
PSOE y PP se han enzarzado en una serie de declaraciones que, más que pretender la solución del problema, persiguen deteriorar políticamente al contrario sin reparar en el uso del famoso argumento de "y tú más". El PP (que lleva más de un año sin acudir a los Plenos municipales) utiliza incluso las críticas que les hizo del PSOE cuando ellos hicieron algo similar.
Suponemos que eso es para demostrar, si no está suficientemente claro, que lo único que diferencia al PP del PSOE es que hacen lo mismo, sólo que unas veces unos y otras otros.
Y el PSOE ha violado tanto los derechos fundamentales de los trabajadores como  los principios más básicos de una ideología y un comportamiento no ya socialista ni obrero, sino simplemente democrático.