Imprimir 

Una ciudad histórica como Baeza que, además, está incluida en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO tiene la obligación de extremar las medidas de protección de su patrimonio. Esta labor, más allá de ser exigida a los particulares, debe ser puesta en práctica, sobre todo, por los poderes públicos.


Sin embargo, en Baeza las obras de carácter municipal suelen ser las primeras en no cumplir con esta obligación. Así ha ocurrido, por referirnos sólo a las realizadas en este mandato, con las que se llevaron a cabo en la Plaza de Santa Cruz y sus aledaños, las que se han ejecutado en las calles del entorno de San Pedro y las que ahora se están ejecutando en la calle Mohamet Abel Amut, donde han aparecido restos de la muralla que han sido destruidos y que no han sido objeto del estudio y tratamiento adecuados.

Desde Izquierda Unida denunciamos estos atentados a nuestro patrimonio,  alertamos sobre la importancia de hechos de este tipo y sobre la necesidad de que el Ayuntamiento de Baeza, en lugar de actuar de manera irresponsable, intervenga de forma seria y respetuosa con su patrimonio cumpliendo con las obligaciones legales y las derivadas de los compromisos que tenemos como ciudad histórica y como sitio incluido en la Lista del Patrimonio Mundial.