Izquierda Unida puede sentirse moderadamente satisfecha por los resultados de las Europeas a nivel local, provincial, andaluz o nacional y alegrarse por los conseguidos por los partidos que forman parte del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea en el que encuentra IU.
A pesar de la campaña fuertemente bipartidista, de la tendencia a la baja que se seguía desde 1999 y de la falta de presencia en los medios dominados por los intereses de PP y PSOE, Izquierda Unida ha conseguido (a pesar de lo que auguraban las encuestas y de que esta vez eran menos los diputados asignados a España) mantener sus dos diputados y los  resultados del año 2004.


En Andalucía, en la provincia de Jaén y en Baeza Izquierda Unida ha subido con respecto a las anteriores Europeas. En nuestra ciudad, IU es el único partido que aumenta su apoyo tanto en votos (un 22%)  como en porcentaje (casi un punto) mientras PSOE y PP bajan.
Por otro lado, los partidos hermanos de Izquierda Unida consiguen muy buenos resultados, sobre todo en Portugal (Partido Comunista y Bloco Desquerdas) Francia (Front de Gauche -PCF y PG-), Alemania (Partido de la Izquierda-Die Linke), Grecia (Partido Comunista-KKE y Synaspismos), en Chipre (AKEL), República Checa (Partido Comunista de Bohemia y Moravia), Holanda (Partido Socialista-Socialistische Partij) en Suecia (Partido de la Izquierda-Vänsterpartiet), Dinamarca (Partido Socialista Popular-Socilialistisk Folkeparti), Finlandia (Alianza de la Izquierda-Vasemmistoliitto) en Irlanda y otros lugares.
Los partidos socialdemócratas han sufrido fuertes derrotas en Reino Unido (Laboristas), Francia (Partido Socialista), en Austria, Holanda, Italia y en casi todo los países europeos, incluida España, donde el PSOE pierde aunque no de forma contundente. La derecha aumenta fuertemente y consolida poder en Reino Unido, Francia, Italia y muchos países del Este de Europa.

Está claro que la crisis económica no ha influido en los resultados. La derecha, gestora real y creadora ideológica del sistema que ha fallado, ha ganado posiciones apoyada por millones de trabajadores que sufren la crisis y el paro. Los gobiernos de derechas no han sufrido castigos como demuestran Francia, Italia o Alemania. Los gobiernos socialdemócratas (Reino Unido, España, Austria...) han sido castigados.
La crisis no ha beneficiado electoralmente de forma clara a los partidos que forman parte de La Izquierda mientras que  sus responsables (la derecha y  los socialdemócratas) han pagado (sobre todo los últimos) según los países y no de forma generalizada.
En la mayoría de los países europeos el bipartidismo ha sido casi enterrado.
La altísima abstención parece indicar que ni la aburrida vida política de la Unión Europea ni la encorsetada y manipulada política de los países que la componen, atraen a los ciudadanos.
Habrá que sacar conclusiones de todo ello.

Compartir