El documento está centrado en buena parte en la grave crisis económica que sufrimos, que se considera “es el resultado de las políticas neoliberales de la Unión Europea –consagradas en los tratados y en la ‘Estrategia de Lisboa’-, que promueven la libre circulación no regulada del capital, la liberalización de mercados y la financiación cada vez mayor de la economía; la reducción de la inversión pública, la explotación cada vez mayor a través de la pérdida de valor salarial y la desregulación de las relaciones laborales, así como el impulso a la liberalización y privatización de los servicios.

 

 

El llamamiento  se centra en las principales propuestas comunes de las formaciones de la izquierda alternativa y transformadora europea y está estructurado en:

  1. Por una Europa del empleo con derechos y por la mejora de las condiciones de vida de trabajadore/as y pueblos.
  2. Por una Europa de progresos económicos y sociales.
  3. Por una Europa con democracia, derechos e igualdad, contra todo tipo de discriminación.
  4. Por una Europa que promueva la paz y la solidaridad con todos los pueblos del mundo.
  5. Cambio de rumbo: ¡Una Europa diferente de cooperación, progreso y paz es posible!   
Compartir